viernes, 24 de junio de 2011

Análisis comparativo de leche UHT según la OCU

Esta semana tocaba continuar con el tema del pasado post, pero voy a posponerlo, porque creo que debo tratar un tema que desde que se dio a conocer está desatando una fuerte polémica: el análisis comparativo de las marcas de leche UHT del mercado español. Dicho análisis fue realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y publicado en su web el pasado 20 de junio, aunque se dio a conocer de forma masiva a través de un artículo publicado al día siguiente en el periódico El Mundo.

El estudio
El estudio realizado por la OCU consiste en una análisis comparativo de 47 leches enteras (con al menos un 3,5% de grasa) sometidas a tratamiento UHT. Los parámetros que se han tenido en cuenta aparecen como: etiquetado, extracto seco magro, grasa, proteínas, calcio, estabilizantes, tratamiento térmico, leche envejecida, furosina, higiene y degustación. Además se ha tenido en cuenta el precio. (Todos ellos están explicados de manera sencilla y didáctica en el artículo original).



Los resultados
Los resultados obtenidos en el estudio anterior, destacan por las notables diferencias encontradas entre las marcas de leche, de manera que la primera clasificada tiene una calificación de 80 puntos sobre 100, mientras que la última obtiene una puntuación de 10 sobre 100. Según la OCU, estas grandes diferencias no se observaron en un estudio similar que fue realizado hace diez años, donde además la puntuación media fue superior.

Entre los parámetros estudiados conviene hacer una aclaración, que es extensible a cualquier otro alimento: como es lógico, el primer requisito exigible a un alimento es que su calidad higiénico-sanitaria sea óptima, es decir, que su consumo no implique un riesgo para la salud. Es por eso que llama poderosamente la atención que 6 de las 47 marcas estudiadas presenten, según la OCU, una higiene deficiente, aunque, también según la organización, en ningún caso entrañan un riesgo sanitario.

El segundo requisito exigible a un alimento, en orden de importancia, es su calidad físico-química y nutricional, es decir, que su composición sea la que cabe esperar y esté declarada correctamente en el etiquetado, de manera que el consumidor sepa qué es lo que está comprando.

La legislación y los sistemas de control alimentario deberían asegurar estos dos requisitos. Ahora bien, la OCU no sólo critica a las marcas de leche por su baja calidad, sino que también critica la legislación vigente por ser menos exigente ahora que antes de la última reforma legislativa. Esto se entiende mejor con un ejemplo: la grasa. El contenido de grasa de la leche depende enormemente de varios factores, como la época del año, la raza de la vaca, el volumen de producción, la alimentación, etc. Así, para mantener una uniformidad en el producto, en la industria lechera se ajusta su concentración al nivel deseado. La legislación exige al menos un 3,5% de grasa en leche entera (cantidad muy baja según la OCU y también según mi opinión), de manera que algunas marcas ajustan la concentración a ese contenido mínimo, y otras ni tan siquiera llegan a alcanzarlo. 

La polémica
El artículo publicado por la OCU ha recibido duras críticas por parte del sector lácteo. Concretamente, la Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL), que engloba a unas 80 empresas del sector, representando más del 95% de la producción nacional de productos lácteos, ha criticado la falta de información acerca de los métodos y criterios empleados por la OCU para la realización del estudio, debido a lo cual deslegitimó a la organización para emitir las conclusiones divulgadas.

Como respuesta a estas críticas, la OCU ha incluído un comunicado en el artículo, en el que se aclara cómo se hizo el estudio. Como cabía esperar, los análisis físico-químicos y microbiológicos se hicieron según indican los métodos oficiales. Además, se indica que los resultados se pusieron en conocimiento de los fabricantes el día 30 de marzo, y en conocimiento de la Administración el 21 de junio.

En una nota de prensa, la OCU critica la reacción de la Administración quien ha criticado el estudio sin haber contrastado mínimamente la información facilitada. La OCU habla de una postura demasiado complaciente con la industria.

Otras críticas que he podido leer en distintas redes sociales son las siguientes:

- llama poderosamente la atención que algunas marcas blancas presenten una mejor calificación que la marca fabricante que las envasa. Por ejemplo, Carrefour envasa leche de marcas peor calificadas, como Celta o Río. A esta crítica la OCU ha respondido remitiéndose a los resultados obtenidos en el laboratorio.

- algunas personas acusan a la OCU de no ser imparcial y beneficiar en sus estudios a algunas marcas de forma interesada. Desconozco por completo si esto es cierto, aunque lo dudo. Una de las cualidades más importantes tanto de la OCU como de otras figuras (prensa, científicos, etc.) es el rigor y la objetividad, ya que su credibilidad depende de ello. Personalmente, creo que los años de experiencia de esta organización respaldan este punto, aunque ello no quiere decir que haya que relajar el pensamiento crítico.

Desde mi punto de vista, otras críticas que se podrían hacer son las siguientes:

- no se especifica de qué modo se han interpretado los resultados. ¿Se hizo un análisis estadístico de los datos para conocer, entre otras cosas, si existían diferencias significativas?

- no se especifica cuál es el criterio para puntuar los diferentes parámetros

- se emplean términos demasiado vagos, como por ejemplo, "una higiene deficiente", aunque por otra parte, entiendo que la finalidad del artículo es llegar a todos los públicos, lo que explicaría que se omitan términos más técnicos y datos numéricos. Según la OCU, los datos obtenidos fueron recogidos en Hojas de Control y remitidos a los fabricantes.

- se comparan estos resultados con los de otro estudio realizado hace diez años, pero ¿los métodos empleados fueron los mismos? ¿los parámetros analizados fueron los mismos?

Conclusiones
Mis conclusiones personales son las siguientes:

- si los resultados obtenidos en el estudio son correctos, deberían mejorarse los sistemas de control y la industria debería tomar nota. Así mismo, la Administración debería tomar las medidas oportunas, instando a las industrias a cumplir con la legislación vigente e imponiendo sanciones en los casos que corresponda.

- si los resultados obtenidos no fueran correctos, la OCU vería comprometida su credibilidad, uno de sus mayores efectivos, que se ha labrado a lo largo de sus 36 años de experiencia. Entiendo que es consciente de la gran responsabilidad que entraña la publicación de un estudio como éste, lo que me lleva a pensar que han sido rigurosos a la hora de llevarlo a cabo. Por ello, la primera reacción del sector lácteo debería haber sido la de preguntarse si las industrias están haciendo algo mal en lugar de arremeter directamente contra el estudio. Por otra parte, aunque la experiencia es un aval, hay que mantener siempre un pensamiento crítico, lo que puede llevar a las industrias a dudar del estudio, siempre que se argumenten dudas razonables. Sin embargo, según la OCU, las industrias tenían conocimiento de los resultados desde el pasado 30 de marzo, por lo que han tenido tiempo para analizarlos e interpretarlos y ponerse en contacto con la organización. Supongo entonces que la sorpresa por su parte se debe, no a los resultados del estudio, sino a su publicación.

- independientemente de los resultados obtenidos, la legislación debería ser más exigente. Siguiendo con el ejemplo de la grasa, la cifra mínima exigida para la leche entera es demasiado baja (3,5%), y responde a la tendencia de la industria: se demandan animales con un gran volumen de producción lechera, lo que hace que haya una mayor producción (más cantidad), pero con una menor concentración de grasa y proteínas (menos calidad), ya que son factores que se relacionan de forma inversa.

Actualizaciones 
10/04/2012
Según se muestra en este enlace: el juzgado de primera instancia número 2 de Madrid ha dado la razón a la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en el pleito que contra ella interpuso en junio de 2011 la asociación que agrupa a los productores españoles de lácteos, Fenil (Federación Nacional de Industrias Lácteas), por la publicación de un reportaje en el que se denunciaba la caída de la calidad de la leche, y que denunciaba una "alarmante" falta de control y un severo empobrecimiento de sus cualidades nutricionales.


12/04/2012
La Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) recurrirá la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid en la que se desestima la demanda presentada contra la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) por afirmar que la leche de hoy es peor que hace diez años. (Más información aquí)

13/06/2012
Un juez avala el informe de la OCU. (Más información aquí).

viernes, 17 de junio de 2011

TV Foro: Comida chatarra (I)

Ayer recibí a través de correo electrónico un vídeo en el que se muestra un falso mito que desconocía. Viene a decir que los Cheetos están elaborados a partir de cartón y petróleo. ¿Increíble? Tiene la friolera de casi 467000 visitas en youtube:


Después de buscar un poco por la web, encontré el origen del vídeo en cuestión, que es un programa emitido nada más y nada menos que por la televisión estatal venezolana (VTV) en el que se dedican exactamente a lo contrario que se pretende en este blog. Es decir, mientras aquí se intentan desmontar mitos sobre los alimentos, en el programa se difunden bulos sin fundamento que provocan alarma en la población. También a mi me causaron alarma, aunque por otros motivos, además de un enfado bastante considerable. Y es que hay afirmaciones tan burdas que ni siquiera merecen la más mínima atención, aunque el elevado número de visitas que tienen estos vídeos en internet (por ejemplo en youtube) y el hecho de que estén circulando por distintos e-mails, me animan a rebatirlos refutarlos y reafirman la existencia de este blog.

He de decir que no salía de mi asombro cuando comencé a escuchar las sandeces que se dicen en el vídeo por parte de los tres participantes: el presentador, un supuesto Ingeniero de Alimentos y un supuesto "experto en alimentación natural". Básicamente, su actuación es "de manual". Podría llamarse: "cómo escandalizar a la opinión pública mezclando conceptos y tergiversando, aderezado todo ello con una puesta en escena efectista". En este post no voy a analizar detenidamente lo que se dice en los vídeos, pero sí lo haré en los sucesivos.

¿A qué se debe este despropósito?
En un principio podría pensarse que los disparates que se dicen en el vídeo se deben a la ignorancia de las personas que en él participan. También podría pensarse que no se debe a la ignorancia, sino a intereses ocultos. ¿Personales? ¿Económicos? ¿Políticos? Para encontrar la respuesta a estas preguntas hay que remitirse al comienzo del programa, que aparece en el siguiente vídeo. Concretamente entre los minutos 1:29 y 1:45 y en el minuto 2:03, donde se relaciona la mala alimentación con el capitalismo. Viendo el programa entero, resulta que solamente se critican alimentos producidos por empresas estadounidenses.


Todo esto me lleva a pensar que el programa no es más que un alegato del gobierno venelozano contra EEUU y el capitalismo. El objeto de este blog es hablar de alimentos, no de política, así que simplemente diré que me parece escandaloso y muy ruin tratar de manipular y confundir a la población de esta manera.

En este blog se defiende el pensamiento crítico, algo que lamentablemente está hoy en desuso.

viernes, 10 de junio de 2011

"Bébete el zumo que se le van las vitaminas"

Si la frase que encabeza este post no te suena de nada, deberías saber que hay un momento en la vida de todo niño en el que se siente como un desactivador de explosivos. Ese momento es aquel en el que su madre termina de exprimir un zumo de naranja y acto seguido le dice: "bébete el zumo que se le van las vitaminas", o bien: "bébete el zumo que se oxida". Entonces el niño siente una mezcla de angustia, temor y responsabilidad que le lleva a beberse el zumo en un abrir y cerrar de ojos.




¿Es cierto que se van las vitaminas?
Siempre me ha resultado curiosa la sabiduría popular, en el sentido de que suele acertar en el fondo, aunque en realidad pocas veces sepa explicar de qué se habla realmente. Supongo que a todos nos pasa en temas en los que somos profanos. En lo que respecta a los alimentos, abundan los refranes, los dichos y las coletillas, todas recogidas de esa sabiduría popular, ya que comer es un "vicio" que tenemos todos. En el caso del zumo de naranja, estas frases están relacionadas con la vitamina que se encuentra en mayor concentración en los cítricos y que no es otra que la vitamina C.


Vitamina C
La vitamina C o ácido L-ascórbico es una vitamina hidrosoluble que se puede encontrar principalmente en vegetales, como fresas, patatas, pimientos, cítricos, etc. Su importancia en la dieta reside en que es un nutriente esencial, lo que quiere decir que nuestro organismo no es capaz de sintetizarlo, pero lo necesita para funcionar de forma normal. De hecho, esta vitamina es indispensable para mantener la estructura normal del organismo (tendones, cartílagos, huesos, dientes, piel, encías) e interviene en importantes reacciones metabólicas, como la producción de colágeno, la metabolización de grasas y la absorción de hierro. (Por cierto, esta última característica es la que explica que se recomiende beber zumo de naranja cuando se comen lentejas, por ejemplo). La gran importancia de la vitamina C, que hace que su participación sea indispensable en un número notable de reacciones metabólicas, se debe a que es un agente reductor, o dicho de otro modo, es un antioxidante. ¿Qué significa esto?


Reacciones redox
Existe un tipo de reacciones químicas llamadas de reducción-oxidación o simplemente redox, en las que los reactivos intercambian electrones. Es decir, uno de los reactivos, que recibe el nombre de agente reductor, suministra electrones de su estructura química al medio, aumentando su estado de oxidación, o sea, siendo oxidado. El otro reactivo que interviene en la reacción, que recibe el nombre de agente oxidante, tiende a captar esos electrones, quedando con un estado de oxidación inferior al que tenía, es decir, siendo reducido. En el caso que nos ocupa, el agente reductor (el que se oxida) es la vitamina C, que cede sus electrones al agente oxidante (que se reduce), que es el oxígeno. Si la vitamina C se oxida, pierde su propiedad más importante, que es la de ceder electrones (ya se los cedió al oxígeno), lo que provoca que no pueda intervenir en el desarrollo de ciertas reacciones metabólicas dentro de nuestro organismo.


¿Mito o realidad?
¿Tenían razón nuestras madres? ¿Hay que beberse el zumo a toda prisa para que no se oxide la vitamina C? La oxidación de vitamina C comienza en cuanto comenzamos a exprimir las naranjas y el zumo entra en contacto con el oxígeno. ¿Cuánto tarda en oxidarse por completo? Pues eso depende de la acidez y de la temperatura. Si consideramos la acidez de la naranja, la degradación de esta vitamina a temperatura ambiente es relativamente lenta, así que pueden pasar varias horas antes de que se oxide de forma significativa. En cualquier caso, lo ideal es consumir el zumo lo antes posible.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que no solamente se oxida la vitamina C de la superficie del zumo, es decir, la que está en contacto con el aire, sino que también lo hace la del resto del vaso, ya que en dicho zumo también hay oxígeno disuelto. Lógicamente, la oxidación se ve favorecida si se agita el zumo, ya que se facilita la reacción entre el oxígeno y el ácido ascórbico.

Finalmente, también hay que considerar que esta vitamina puede degradarse además por otros factores, como la temperatura (si se calienta o se refrigera el zumo), la concentración de sal y azúcar, el pH, la presencia de ciertas enzimas, la luz y la presencia de catalizadores metálicos.


Nota
En la industria alimentaria, el ácido ascórbico (E-300) se emplea de forma habitual como aditivo debido a que actúa como antioxidante: en presencia de oxígeno se oxida, lo que impide que se oxide el alimento al que acompaña. Pero de eso hablaremos otro día.

Fuentes
Tannebaum, S. R., Archer, M. C. y Young, V. R. (1985). Vitamins and minerals. En O. R. Fennema (Ed.), Food chemistry (2nd ed.) (pp. 488–493). New York: Marcel Dekker.
http://es.wikipedia.org/wiki/Vitamina_C
http://www.food-info.net/uk/qa/qa-fp131.htm

viernes, 3 de junio de 2011

La crisis del pepino

Siendo este un blog que pretende divulgar conocimientos sobre el mundo de la alimentación, me veo en la obligación de hablar sobre la grave crisis alimentaria que está teniendo lugar en parte de Europa, especialmente en Alemania y que a día de hoy ha provocado 17 muertos y más de 1600 afectados. Me estoy refiriendo a la que se ha bautizado como "la crisis del pepino", aunque sería más acertado el nombre de "la crisis de la E.coli".

 Escherichia coli. Fuente

Cronología (actualizaciones al final del post)
La alarma saltó en Alemania hace unos días, cuando comenzó a detectarse un aumento significativo de casos de pacientes con sídrome urémico hemolítico (SUH), causado por la bacteria Escherichia coli. Tras un rápido análisis de la situación se llegó a la precipitada conclusión de que el alimento causante del brote era el pepino procedente de España. Así lo dio a conocer a la opinión pública la senadora y ministra de sanidad de Hamburgo el pasado 26 de mayo, saltándose el protocolo de actuación que se debe seguir en estos casos. Es decir, en lugar de informar a las autoridades sanitarias y dejar que actuaran, la ministra dio una rueda de prensa alertando a la población y declarando que el origen del brote estaba en los pepinos procedentes de España. Estas declaraciones se debieron a que en tres pepinos analizados (dos españoles y uno holandés) se encontró E. coli. Análisis posteriores determinaron que la cepa encontrada en los pepinos no fue la causante del brote, aunque el grave daño económico ya estaba hecho. Se han oído muchas críticas a la actuación de Alemania: desde un interés político por desprestigiar a España, a la irresponsabilidad de la ministra. También se ha criticado la actitud de la Comisión Europea, por su lentitud y por permitir a Alemania cerrar sus fronteras a la entrada de productos españoles. Lo cierto es que no se siguió el protocolo establecido en estos casos.

En cuanto a lo estrictamente científico, que es lo que nos ocupa, a día de hoy no se conoce con certeza cuál es el alimento causante del brote ni cuál es su procedencia, aunque todos los casos están relacionados con la ciudad de Hamburgo. Se sospecha de hortalizas y verduras, especialmente del pepino, del tomate y de la lechuga, aunque no se descartan otros alimentos como carne de vacuno. En las últimas horas se ha dado a conocer además que el origen puede estar en aguas residuales humanas, aunque sigue sin saberse qué alimentos pueden estar contaminados por ellas. 


Escherichia coli 
La E. coli es una bacteria gram negativa que pertenece a la familia de las enterobacteriáceas, lo que significa que habita en el intestino de los animales. De hecho, constituye alrededor de un 80% de las bacterias que se encuentran de forma habitual en el intestino de los animales sanos, reportando así beneficios para ellos, ya que sintetizan las vitaminas B y K y fermentan la glucosa y la lactosa. Sin embargo, existe un gran número de cepas de esta bacteria (alrededor de 230), siendo muchas de ellas patógenas.

La forma en la que se clasifica el elevado número de cepas de esta bacteria se denomina serotipado, y se hace atendiendo a dos antígenos: O y H (se relacionan con cadenas laterales de polisacáridos y con proteínas flagelares, respectivamente). A ello se deben nombres tan extraños como O157:H7, que corresponde a la cepa más conocida de E.coli. En este caso, se creía que la cepa causante del brote era una mutación de O104:H4, aunque las últimas noticias apuntan a que el brote que ha tenido lugar en Alemania se debe a una nueva cepa que no se conocía hasta ahora y que es el resultado del cruce entre otras dos cepas. 


Patogenicidad
Entre las cepas patógenas de E. coli, se hace una clasificación atendiendo a los síndromes que provoca: enteroagregante (ECEAgg), enteroinvasor (ECEI), enteropatógeno (ECEP), enterotoxigénico (ECET) y enterohemorrágico (ECEH). Es esta última la que está implicada en el brote de Alemania.

La forma de actuación, a grandes rasgos, es la siguiente: la bacteria se ingiere a través de alimentos contaminados y cuando llega al intestino se adhiere a las células epiteliales. La bacteria E.coli produce toxinas que se liberan en el interior de la célula epitelial provocando su muerte, lo que se manifiesta en forma de colitis hemorrágica. Las toxinas pueden extenderse a través de la sangre a otros órganos como el riñón, provocando síndrome urémico hemolítico (SUH) y por último púrpura trombocitropénica trombótica, síndromes que pueden llevar a la muerte, como lamentablemente ha sucedido. 


Transmisión
Las enterobacterias como E.coli habitan en el intestino de los animales y por lo tanto se transmiten a través de las heces y por supuesto, a través de todo lo que entre en contacto con ellas. Por ello es fundamental lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de manipular alimentos.


Prevención
  • Vigilar posibles síntomas, como diarreas hemorrágicas. Consultar inmediatamente al médico si se da el caso.
  • Practicar medidas higiénicas: lavarse bien las manos con agua caliente y jabón después de ir al baño y antes de manipular alimentos.
  • Lavar bien los alimentos que se consumen crudos, como frutas y verduras. Para ello se pueden emplear productos específicos o utilizar lejía apta para tal fin (dos gotas en un litro de agua es suficiente). Aclarar después.
  • Cocinar bien los alimentos, es decir, asegurarse de que alcanzan al menos 70ºC, especialmente en alimentos como la carne picada.
  • Evitar la contaminación cruzada. Esto significa, por ejemplo, no poner la carne cruda junto a las verduras o no utilizar el mismo cuchillo para cortar carne y verduras sin haberlo lavado previamente. Esta recomendación es válida para cualquier utensilio, como una tabla de cortar o un plato. 


Actualizaciones

05/06/2011
Las últimas noticias indican que la causa de la infección podría ser el consumo de brotes de soja contaminados. 

06/06/2011 
Alemania descarta de momento que los brotes de soja sean los causantes de la infección. Mientras tanto el número de casos confirmados es de 1526 (algunos medios dan la cifra de 2200) y los fallecidos se elevan a 23 (22 en Alemania y uno en Suecia). 

07/06/2011
A día de hoy, el instituto Rober Koch, laboratorio de referencia de E. coli en Alemania, ha emitido un comunicado en el que informa de que aún no se conoce cuál es el origen del brote, aunque el número de casos ha descendido. Por otra parte, hoy se ha reunido la Comisión Europea para tratar de establecer compensaciones para los agricultores afectados por esta crisis (de momento se propone una ayuda de 150 millones de euros). En la misma reunión, España ha solicitado mejorar los sistemas de alerta para estos casos de crisis alimentarias. Desde mi punto de vista, en esta crisis no ha fallado el sistema de alerta, sino la forma de gestionarla que se ha hecho (y se continúa haciendo) por parte de Alemania desde que el ¡2 de mayo! tuvieron conocimiento del brote. Más información aquí, y una crítica más dura aquí.
La Comisión Europea ha pedido a Alemania que no emita más alertas sanitarias hasta que no tenga pruebas científicas, ya que sólo generan miedo y pérdidas económicas. 

08/06/2011 
Hoy el brote de E. coli ha provocado otras 2 muertes, de modo que la cifra de fallecidos asciende a 25. Afortunadamente parece ser que los casos van remitiendo, lo que por otra parte puede dificultar aún más la investigación para encontrar el origen del brote.
Según las autoridades alemanas, se ha encontrado la cepa responsable del brote en unos restos de pepino que estaban en la basura de una familia afectada. En mi opinión, esto no es muy significativo, ya que el pepino puede haberse contaminado después de que la familia lo consumiera, aunque por otra parte puede ser una pista para seguir investigando por esa línea. 

09/06/2011
Hoy cuatro víctimas mortales más en Alemania dejan un recuento total de 29 fallecidos por el brote de E. coli. El Instituto Robert Koch ha emitido un comunicado en el que se informa de que aún se sospecha de los brotes tiernos de semillas, aunque sin ninguna certeza. Por otra parte, el número de casos sigue disminuyendo, lo que podría deberse bien a que se ha solucionado el problema o o bien a que la población ha extremado las precauciones.

10/06/2011
Hoy las autoridades alemanas han declarado que el origen de la E.coli está casi con seguridad en los brotes germinados y ha levantado el veto sobre el resto de verduras y hortalizas. Al parecer, la investigación se centra en una granja de Baja Sajonia. En realidad no se han encontrado aún la bacteria en ninguna muestra, pero han llegado a esa conclusión por los datos que han obtenido a partir de enfermos, restaurantes, etc.
El número de fallecidos asciende a 31.

14/06/2011
La UE ha aprobado una ayuda de 210 millones de euros para los para los agricultores afectados por esta crisis alimentaria. 

18/11/2011
La UE concede 3,5 millones de euros adicionales por la "crisis del pepino". En total, España recibirá 71 millones de euros.

23/10/2015
Un tribunal de Hamburgo (Alemania) ha dictado una sentencia en la que da la razón a una cooperativa malagueña en el litigio que mantiene con esta ciudad-estado alemana a raíz de que, en mayo de 2011, sus autoridades sanitarias señalaran una partida de pepinos exportados por dicha firma como uno de los orígenes del brote de bacteria intestinal E. coli que causó decenas de muertes en el país germano.



Fuentes
Jay, J.M. (2000) Microbiología moderna de los alimentos (4ªed.) Ed. Acribia, S.A., Zaragoza, España
http://www.rki.de/EN/Home/homepage__node.html?__nnn=true
http://www.who.int/es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...