viernes, 9 de septiembre de 2011

Sobre las listas falsas de aditivos alimentarios

Hace unos años fui a casa de un amigo de visita y, mientras disfrutábamos de unas cervezas en la cocina, me fijé en un folio que tenía colgado de la puerta del frigorífico. Se trataba de una lista de aditivos supuestamente cancerígenos avalada por un supuesto hospital español. En la lista se enumeraban unos veinte códigos de aditivos (números E) y se indicaban los alimentos en los que se podían encontrar. Aquello me pareció rarísimo, así que leí con detenimiento los códigos y, aunque por aquel entonces no conocía muchos de memoria (ahora tampoco los conozco todos, ni mucho menos), algunos sí los reconocí. Entre ellos se encontraba el código E-330, que corresponde nada más y nada menos que al ácido cítrico, una sustancia imprescindible para el funcionamiento de nuestro organismo y que que se puede encontrar por ejemplo en la naranja y el limón. Por si fuera poco, este aditivo aparecía destacado como el más tóxico de todos.

Una de las listas con los aditivos supuestamente tóxicos (Haz click para ampliar)

Ignoro por completo cuál es el propósito con el que se hicieron y distribuyeron esas listas (¿experimento sociológico? ¿intereses económicos?¿?). (Actualización: Como puedes leer en este recomendable artículo de Antonio Ortí: "Hoy sabemos que la lista de Villejuif fue la forma de vengarse de unos trabajadores de la Schweppes que fueron despedidos al cerrar una planta de esta compañía, lo que les llevó a copiar la lista de aditivos que utilizaba su empresa y a difundirla para dañar su reputación”).Lo cierto es que a día de hoy, unos quince años después, esa lista y otras similares siguen circulando por ahí (un ejemplo de ello se puede ver aquí o aquí). Por eso me parece imprescindible dedicarle un espacio a este tema. Pero antes de nada veamos qué son estos códigos.

Colorantes alimentarios (Fuente)

¿Qué son los códigos E?
Si te fijas en el etiquetado de cualquier alimento, podrás ver la lista de los ingredientes con los que está elaborado. Es posible que en esa lista figure algún código del tipo E-330, es decir, formado por una letra y un número de tres cifras. O quizá no aparezca ninguno, ya que los aditivos se pueden declarar en el listado de ingredientes mostrando su nombre (ácido cítrico), mostrando su código E (E-330) o mostrando ambos (E-330 [ácido cítrico]).

Los códigos E permiten identificar los aditivos alimentarios a nivel internacional de forma rápida, práctica e inequívoca. La letra E simplemente indica que se trata de códigos de aditivos recogidos en la legislación europea, mientras que el número identifica la sustancia de la que se trata. Dicho número está formado por tres cifras, la primera de las cuales indica el grupo de aditivos a los que pertenece. Por ejemplo, del 100 al 199 son colorantes, del 200 al 299 conservantes, del 300 al 399 antioxidantes, etc. El hecho de que un aditivo tenga un número E asignado da garantías de que el aditivo ha pasado controles de seguridad y que ha sido aprobado para su uso en la Unión Europea.

Comunicado  de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) emitido el  5 de marzo de 2004
A raíz de la difusión de las falsas listas de aditivos que mencionaba al comienzo de este post, la AESAN se vio en la necesidad de emitir un comunicado que reproduzco a continuación de forma íntegra (aquí se puede consultar la fuente original):

Como consecuencia de la periódica aparición de ciertas listas de aditivos alimentarios, la AESA se ve en la obligación de desautorizar dichas listas, tanto en su origen como en su contenido
Como consecuencia de la periódica aparición de ciertas listas de aditivos alimentarios, avalados por falsos profesionales, hospitales inexistentes tanto españoles como europeos, que con la intención de prevenir la salud, producen alarma social, esta Agencia Española de Seguridad Alimentaria, se ve en la obligación de desautorizar dichas listas, tanto en su origen como en su contenido, por las razones siguientes:

La falsedad de estas listas, así como su objeto difamatorio, no ofrecen ninguna duda puesto que el E-330 figura en las citadas listas como “el más peligroso cancerígeno”, cuando no es más que ácido cítrico, estando este ácido ampliamente distribuido en las células vivas tanto vegetales como animales y en concreto, es muy abundante en los frutos denominados “cítricos” (ejemplo, en el limón).

En cuanto a los números E-241, E-447 y E-467 no corresponden a ningún aditivo, es decir, no existe ningún aditivo al que se le haya asignado ninguno de estos números.

Los números E-125, E-225 y E-462, si bien corresponden a aditivos, fueron prohibidos en su día y actualmente no están autorizados en España ni en ningún otro Estado miembro de la Unión Europea.

Los casos anteriormente expuestos demuestran que la elaboración de las listas ha sido realizada por personas que carecen de todo conocimiento sobre el tema y que pueden estar motivados por otros intereses distintos al sanitario.

Conviene señalar que en España, al igual que en todos los países de la Unión Europea, para que un aditivo pueda ser utilizado en la elaboración de un producto alimenticio, debe haber sido autorizado mediante su inclusión en las listas positivas de aditivos teniendo en cuenta los requisitos de la protección de la salud humana, de acuerdo con el artículo 40, apartado 4, de la Ley 14/1986 de 25 de abril, General de Sanidad. En nuestro país, así como en los demás Estados miembros de la Unión Europea, las citadas listas son específicas para cada grupo de alimentos. Para ser incluido un aditivo en las listas debe haber sido evaluado toxicológicamente y asimismo sometido a ensayos que demuestren su inocuidad, por el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) y por el Comité Científico de la Alimentación Humana (CCAH), Organismos internacionales de reconocido prestigio y competencia.

Por otra parte, se puede proceder a la retirada de la autorización de un aditivo en productos alimenticios, si en función de la evolución de conocimientos científicos, surge alguna duda sobre la inocuidad del aditivo y la seguridad de su empleo.
 
Recuerde: 
La Agencia Española de Seguridad Alimentaria recuerda a los consumidores sus advertencias con respecto a las informaciones falsas, que podrían sembrar confusión y conducir a la población a una alimentación desequilibrada al descartar ciertos alimentos de la dieta.

En resumen, la AESA considera que no existe motivo de inquietud derivado del empleo de aditivos en la Industria Alimentaria española y sería aconsejable que los consumidores no tuvieran en cuenta las informaciones sobre este tema que no estén avaladas por esta Agencia.

35 comentarios:

  1. Me encanta tu blog. Me suscribo y te doy las gracias por quitar de en medio tanta chorrada como nos asalta diariamente.

    ResponderEliminar
  2. Y ya puestos, si nos ahorraras el paso de la palabrita de verificación (respetuosa sugerencia), tus potenciales comentaristas te íbamos a adorar.

    ResponderEliminar
  3. Lo que me parece increible es que todavia circulen esas listas por ahi; en mi casa la hubo cuando era pequeño, pero el sentido comun la hizo desaparecer ya en los 80.
    Tu amigo no esta muy actualizado, me parece a mi...

    ResponderEliminar
  4. En esta página se pueden consultar la lista de todos los aditivos alimentarios permitidos actualmente en la Unión Europea y sus números E

    http://histolii.ugr.es/euroe/e_index.html
    http://histolii.ugr.es/EuroE/NumerosE.pdf

    ResponderEliminar
  5. Tiene todo el sentido del mundo lo que dices. Artículo muy bueno. Para mi gusto falta el link a la información de la AESA.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por desinfoxicarnos. He visto alguna lista de este tipo y son peligrosas nos hacen desconfiar de cosas que son seguras.

    Pero la pregunta es ¿Existe alguna lista de sospechosos, realmente avalada por algún organismo fiable? He buscado pero no encuentro ninguna. Lo digo porque por ejemplo, se cuenta que "los números E-125, E-225 y E-462, si bien corresponden a aditivos, fueron prohibidos en su día y actualmente no están autorizados en España ni en ningún otro Estado miembro de la Unión Europea" eso será porque en algún momento se sospechó y se investigó. ¿Hay algunos bajo vigilancia?

    ResponderEliminar
  7. Los europeos tenemos un cóctel de sustancias en sangre lo suficientemente alto como para que no se investigue.

    Esta es la conferencia de Nicolás Olea Serrano, catedrático de Medicina en la Universidad de Granada y Coordinador de Investigación del Hospital Clínico de Granada. Su especialidad: Radiología y Oncología.

    Título:Pesticidas, detergentes, plásticos y otras hormonas

    http://vimeo.com/23868205

    ResponderEliminar
  8. @factoria7gritos Del E-125 solo tengo conocimiento de que esté prohibido en la industría alimentaria de USA. El E-425 está prohibido en la UE como emulsificante por provocar problemas gastrointestinales; de todas maneras muy pocos productos lo usan, si acaso como espesante o fibra.
    El E-225 es sulfito potásico y se sigue usando en la elaboración del vino para que no lo "piquen" los hongos y en la conservación de frutas. Si no eres hipersensible a los sulfitos no hay peligro porque es procesado por el hígado formando un sulfato estable que se elimina por la orina.

    Yo el único problema que he tenido con los aditivos son con los edulcorantes (los que llevan fenilalanina) que me harto de chicles y me produce unas diarreas que flipas.

    Buen artículo.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena información. Es la primera vez que entro en tu blog, pero visto por encima, creo que lo leeré con más profundidad. sigue así, aquí tienes una fiel seguidora ;)

    ResponderEliminar
  10. Para lo del E330, ya lo investigue hace muchisimo tiempo tengo que decir que existe una razon por la que se puso como cancerigeno: Esta en ingles perdonad.

    IThe citric acid (E-330) cycle is also known as the Krebs cycle, named after it's discoverer Dr. Krebs in the 1930s. Krebs is also the German word for cancer. One group has misinterpreted this in the 1970s as follows :

    Krebs cycle = cancer-cycle = citric acid cycle, hence citric acid is very carcinogenic ! This was put on a list of claims of additives published by the (fake) 'Hospital of Paris'. In reality citric acid has nothing to do with cancer.

    ResponderEliminar
  11. Menuda sorpresa...¡Estoy en la portada de Menéame!
    Muchas gracias a todos por vuestro interés, sugerencias y comentarios.
    Intentaré contestaros en breve (ahora mismo ando un poco justo de tiempo).

    Si os ha gustado el blog y queréis suscribiros, ya sabéis...

    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  12. Pues gracias al menéame que te he conocido, ya estoy suscrita!!

    ResponderEliminar
  13. Si, yo también he entrado gracias a meneame y m ha parecido muy interesante tu artículo. A partir de ahora seré lectora habitual.

    Patricia

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias a todos. Es un placer comprobar que este blog que escribo con ilusión cada semana resulta interesante para mucha gente.

    En cuanto a vuestros comentarios...

    @encintura Tomo nota de tu sugerencia.

    @Héctor Lo que cuento sobre mi amigo pasó a mediados de los noventa, pero la lista sigue circulando hoy por Internet. De hecho, el comunicado de la AESAN es de 2004.

    @Antonio He tomado nota de tu sugerencia y he incluido el link a la AESAN en el post.

    @factoria7gritos Que yo sepa, no hay ninguna lista oficial de aditivos sospechosos. Todos los aditivos aprobados son seguros para el consumo en las dosis indicadas en la legislación. De vez en cuando se reevalúan algunos de ellos debido a diversas causas, como la realización de nuevos estudios científicos sobre el tema o la alarma social, por ejemplo. Hay algunos aditivos controvertidos, como la tartrazina, el aspartamo o el glutamato monosódico que se han reevaluado, llegando a la conclusión de que son seguros. Dedicaré un post al tema, pero de momento puedes ver información sobre la tartrazina y el aspartamo en otras entradas anteriores de este blog.

    ResponderEliminar
  15. hay una lista de estas muy famosa (sale una edición nueva cada año)que se titula "comer y no morir en el intento" donde cada compuesto es explicado el porque de su peligrosidad, no aparece el famoso ácido cítrico pero mis escasos conocimientos de biología me impiden refutarla. Eso si, no me fió de las autoridades sanitarias; ya que tengo colegas trabajando allí y se en base a que criterio$ se mueven; por otra parte si tuviera una empresa de bollería industrial o bebidas refrescantes la solución a una lista que fuera "perjudicial" para mis intereses es sencilla...meto en la red 123 listas más eso si: ridículas, medio ridículas y casi formales con referencias mas falsas que judas y ale, desinformación, confusión y finalmente...tedio. Ya puedo seguir pidiendo tranquilamente a Donald Rumsfeld (persona de fiar como el que más) edulcorante :)

    ResponderEliminar
  16. @Ramonimo No debes confundir los contaminantes que pueden contener los alimentos (y que desgraciadamente muchos contienen, como puedes ver en la entrada de este blog dedicada al mercurio en el pescado azul), con los ingredientes que se emplean en su elaboración.

    @MR. J Gracias por la aportación. Traduzco (más o menos) para la gente que no sepa inglés:
    El ciclo del ácido cítrico (E-330), se conoce también con el nombre de Ciclo de Krebs, llamado así después de su descubrimiento por el Dr. Krebs en 1930. Da la casualidad de que Krebs es una palabra alemana que significa cáncer. De ahí la malinterpretación debida a la asociación errónea entre el ciclo del ácido cítrico=ciclo de Krebs=ciclo del cáncer, luego el ácido cítrico=cáncer. En fin...

    @cur5 Gracias por tu aportación. De todas formas, lo mejor en estos casos es consultar la fuente original, es decir, la legislación alimentaria.

    @Anónimo El otro día vi en una librería un librillo (más bien un folleto, por su reducido tamaño), con ese nombre o uno parecido. Desgraciadamente iba con mucha prisa y no pude pararme a leerlo ni comprarlo, pero lo haré para ver qué pone. Con todo respeto, las teorías conspiranoicas no tienen mucho sentido en este caso, ya que cualquier organismo independiente puede hacer una evaluación de cualquiera de las sustancias que se emplean como aditivos alimentarios. De hecho, así se hace. Los aditivos son reevaluados después de su aprobación tanto por organismos independientes como por las autoridades sanitarias. En algunos casos el uso de algunos aditivos es controvertido(puedes verlo en este blog en las entradas dedicadas al aspartamo o a la tartrazina), pero en definitiva todos los aditivos permitidos actualmente son seguros para la salud.

    ResponderEliminar
  17. Ante una cuestión que se discute mucho, por la parte científica, pero también por la parte política, de intereses y de corrupción que no sería nada raro ni imposible que sea real, yo dejo mis dudas sobre el aspartamo. ¿es tóxico o no? ¿podemos confiar en un organismo cuyos directivos van y vienen entre el organismo de contralor y ser gerentes de la empresa cuyos productos controlan? Porque un tiempo dicen que si, llega un fulano, presiona según dicen, y luego el organismo se desdice ¿Entones? En mi opinión esto va más allá de la cuestión técnica, o sea, se pisotea, se deja de lado y se ensucia aquello en lo que deberíamos confiar. Pero uno como consumidor que obviamente quiere cuidar su salud ¿qué hace?

    ResponderEliminar
  18. Hola Javier,
    antes de nada, muchas gracias por participar en el blog.

    En cuanto a lo que dices en tu comentario, es innegable que existen grupos de presión (formados principalmente por grandes empresas) que tratan de defender sus intereses económicos. ¿Hasta que punto? ¿Hasta el punto de corromper los organismos públicos que se encargan de aprobar ingredientes y aditivos para el consumo humano? Desconozco la respuesta a esta pregunta. Lo que sí te puedo decir es que personalmente dudo que así sea por una razón: cualquiera de estas sustancias pueden ser sometidas a una evaluación toxicológica en cualquier momento por otros científicos independientes.
    Esto ocurre precisamente con el aspartamo. Como puedes leer en esta entrada del blog http://gominolasdepetroleo.blogspot.com/2011/07/el-aspartamo-es-cancerigeno.html
    el aspartamo ha sido reevaluado por científicos independientes, llegando a conclusiones que contradicen las de los organismos públicos. ¿Quién tiene la razón? Para saberlo, es cuestión de analizar e interpretar los experimentos que se han llevado a cabo para llegar a esas conclusiones. Si no queda claro, pues se realizan nuevos experimentos hasta que se llegue a una conclusión definitiva. Puedes pensar que hay intereses ocultos detrás de ello (quizá sea así, no lo sé), pero independientemente de eso, la ciencia funciona así. Normalmente estos estudios se publican en revistas científicas y pueden ser consultados por el resto de la comunidad científica. (En muchas ocasiones para consultar estas revistas hay que estar suscrito a ellas, pero algunas son de dominio público).

    ¿Qué puede hacer un consumidor preocupado por su salud? Como ya he repetido varias veces, a día de hoy todas las sustancias permitidas por la legislación son seguras para su consumo en la cantidad en la que se emplean. Y esto es así porque no existe ninguna evidencia científica que demuestre lo contrario. En cualquier caso, todas las sustancias con las que se elabora un alimento están recogidas en la lista de ingredientes que aparece en su etiquetado. Puedes consultarla y eres libre para elegir si consumes el alimento en cuestión o no. ¿Con qué criterio haces esta elección? Uno de los objetivos principales que persigue este blog es tratar de despejar dudas sobre los alimentos para que la gente tenga el criterio adecuado para poder elegir lo que come. Y para eso hacen falta argumentos, que es lo que trato de mostrar aquí.

    Siento la parrafada.
    Espero haber resuelto tus dudas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Muy buen artículo.

    A ver cuando nos hablas de los distintos tipos de E-150 (del C y el D en particular y su uso en muchas bebidas) y de los E-950 y E-952... (del E-951 ya has hablado ;) ).

    También me gustaría leer algo sobre estudios que relaciones CDAs de alimentos cancerígenes combinadas... Ya que muchos de los aditivos no son cancerígenos por debajo de una CDA, pero usualmente esas CDA son sin considerar la ingesta de otros cancerígenos.

    ResponderEliminar
  20. Hola, soy el Javier que preguntaba sobre el caso del aspartamo. Muchas gracias por responder mis dudas tan explayadamente, no lo tomo como parrafada, sino como una atención que agradezco.
    Se dicen tantas cosas, no sólo sobre aspartamo, sino sobre innumerables temas, hasta las vacunas! Aquí hay un poco de lo que comentas. De las vacunas no dudo de su beneficio, porque confío. La verdad no es que conozca sobre el tema, pero como en muchas temáticas que uno no conoce, se confía en que las autoridades, si no las públicas, al menos las científicas (en el sentido de opinión autorizada y calificada por su carácter de especialista en un campo) cuidarán de que sea lo más beneficiosa y lo menos inofensivo posible, luego de haberlo sometido a investigaciones y controles.
    Ahora ocurre que sale un Premio Nobel de Química con declaraciones sobre las farmacéuticas y eso vuelca muchas dudas sobre la sociedad, siendo algo tan sensible como la salud (lo mismo que en alimentos. Está entonces el informarse como dices.
    Por eso se agradecen mucho espacios como el blog que llevas, es una fuente de información valiosa, que ayuda a contrastar, a buscar uno mismo y, como dices, tener un criterio.
    Sin dudas seguiré visitando el blog. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  21. En respuesta a Javier, la persona que dejó su comentario a las 18:58 el 21/09/2011:
    Me alegro de que te haya gustado el artículo y te agradezco tus interesantes sugerencias. Tomo nota para hablar de ello en un futuro. De momento tengo pensado escribir sobre otros temas diferentes para no centrar el blog solamente en los aditivos.

    Muchas gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  22. En respuesta a Javier, la persona que dejó su comentario a las 02:08 del 22/09/2011:

    Muchas gracias Javier. Tu comentario me ha traido a la mente una reflexión. Espero no extenderme demasiado y no desviarme mucho del tema que planteas.

    Creo que un gran problema de nuestra sociedad es la falta en muchos casos de pensamiento crítico. Ya sea por una educación inadecuada (o deficiente), por desidia intelectual, por fanatismo, o por cualquier otra causa, hay muchas personas que prefieren creer antes que razonar (o creer en dogmas de fe y mitos antes que en hechos razonados y contrastados). Un buen ejemplo es el que expones sobre las vacunas: muchas personas creen que las vacunas son perjudiciales, sin haberse informado previamente a través de fuentes con rigor, y sin tener conocimiento alguno sobre sus fundamentos (con el agravante de que en muchos casos se exponen o exponen a sus hijos a enfermedades que pueden ser más o menos graves y que ya casi dábamos por erradicadas). No hace falta decir que hay evidencias científicas irrefutables que indican que las vacunas previenen ciertas enfermedades.

    Como bien dices, no nos queda más remedio que creer lo que nos dicen los científicos, ya que sería impensable (e imposible) tratar de demostrar cada uno de los logros de la ciencia por nuestra cuenta para comprobar si son ciertos. Es por eso que el atributo más valioso de un científico es su credibilidad.

    De todos modos, creo que mucha gente desconoce cómo funciona la ciencia y el método científico y por eso algunos lo toman como otra cuestión de fe: creer o no creer en lo que nos dicen (por supuesto, no me estoy refieriendo a ti).

    Imagina que un científico está investigando a qué temperatura se congela el agua: realiza una serie de experimentos en condiciones controladas y llega a la conclusión de que el agua se congela a 0ºC. Estos resultados los da a conocer a la comunidad científica. Para ello lo normal es hacerlo a través de una publicación en una revista científica, pero para que la revista acepte el artículo, antes es analizado por otros científicos que determinan si esa investigación está hecha con rigor y si los resultados son consecuentes, están bien argumentados, etc. Una vez que se hace público ese artículo, el resto de la comunidad científica puede comprobar si es cierto que el agua se congela a 0ºC. Científicos de todo el mundo repiten el experimento y llegan a la misma conclusión: el agua se congela a 0ºC. Entonces se acepta eso como válido y la gente "cree" en eso que dicen los científicos: el agua se congela a 0ºC. Si mañana un científico hace el mismo experimento y encuentra que el agua no se congela a 0ºC, sino a 20ºC, entonces los resultados anteriores ya no valen, o al menos no son los únicos resultados válidos. Hay que replantearse de nuevo todo lo que se había hecho hasta ahora sobre el tema y se acepta una nueva "verdad".

    Si cuento esto es porque me viene a la cabeza algo que me dice mucha gente: "¿por qué antes se decía que el pescado azul era malo y ahora se dice que es bueno? Estos científicos no se aclaran, ya no sabe uno en qué creer...".

    Y es que en ciencia algo es verdad hasta que se descubre una nueva verdad.

    Volviendo al tema inicial (el pensamiento crítico), hoy en día tenemos acceso a una cantidad ingente de información (gracias en gran parte a internet) de modo que es más importante que nunca tener un buen criterio para saber discernir entre la información buena y la que no lo es tanto.

    Saludos y gracias por tu atención.

    ResponderEliminar
  23. Pues yo la tenia esta lista y mi madre no me dejaba comer la vaca que rie!

    ResponderEliminar
  24. Buenos días

    En primer lugar felicitarte. Esta forma tan didáctica y amena de explicar temas alimentarios me parece un gran acierto. Sabemos mucho de informática, de telecomunicación, etc, de lo que comemos, poco. Parece que hay un poco de repelús el averígualo.

    El motivo principal de mi escrito es que dispongo de los originales (fotocopias) de Ministerio de Sanidad (1986) donde desmiente y explica como se desarrolló (y distribuyó) estas famosas listas falsas de aditivos. ¿El origen? Villejuif, Francia en 1973 !!!! Es decir pronto hará 40 años.

    Hace años que las tengo, quizás sean de las pocas que quedan. Evidentemente como he dicho son fotocopias, pero pongamos en situación. 1973, no hay internet, no hay e-mail i en poco tiempo llegó a toda Europa. Situando su llegada en España sobre 1985.

    He escaneado las fotocopias, no todas ya que esta llena de denuncias, sentencias, resoluciones, comunicados de prensa, etc. Pero si la parte principal, la historia real, esa si. Así como los desmentidos oficiales, tanto españoles como franceses. Y ya que las “malas” se han distribuido como el diablo, seria bueno que también se hiciese con la verdad. La cual poca gente conoce. Pero sé que no será así, estas listas, esta información, como bien sabes, no vende.

    Sin más, desearía que me dijeses donde puedo enviar. Si es que lo crees interesante.

    De nuevo te felicito y te doy las gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estás interesado en enviarme esa información, puedes hacerlo a esta dirección: gominolasdepetroleo@gmail.com
      Podría incluirla en este mismo artículo o dedicarle uno nuevo si así lo merece.

      Si quieres distribuir esa información tú mismo, en Internet existen innumerables sitios desde donde podrías hacerlo: redes sociales como Facebook o Twitter, agregadores de noticias, foros, blogs, youtube, etc.

      Muchas gracias a ti por tu interés. Me alegro de que te guste el blog.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  25. si quieres algo bien hecho, hazlo tu mismo.

    creo que el poder del dinero es capaz de corromperlo todo, los estudios cientificos se pueden comprar...

    yo despues de lo de las vacunas contra la gripe NH1N1 las cuales ni los medicos querian ponerse, ya no creo en la OMS.

    La vida es asi, la verdad solo la pueden hayar tu comprobandolo tu mismo, todo lo demas puede ser mentira, hay cientificos que no entran en ninguna revista porque sus inventos o descubrimientos al mercado no le interesa sacarlos a la luz por dinero.

    todo es siempre por dinero.

    No creo que haya muchos estudios sobre sintomas de todos los numeros E dudosos, porque sino no serian dudosos.

    ¿puedes recomendarnos una lista auténtica avalada a tener en cuenta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa el enorme retraso en mi respuesta. Espero que aún puedas leer esto.

      "hay cientificos que no entran en ninguna revista porque sus inventos o descubrimientos al mercado no le interesa sacarlos a la luz por dinero". Eso no es cierto. Los criterios que sigue una revista de revisión por pares se basan fundamentalmente en la metodología y la calidad del trabajo.

      Los aditivos se aprueban teniendo en cuenta estudios llevados a cabo por diferentes entidades, tanto públicas como privadas. Se puede sobornar a unas pocas todo el tiempo, o quizá a todas durante un tiempo, pero ¿crees que se puede sobornar a todas todo el tiempo?

      Que un aditivo sea aprobado por ser seguro para la salud, no quiere decir que no se pueda prohibir en un futuro, si los avances y nuevos conocimientos científicos ponen de manifiesto que podría ser perjudicial para la salud. De hecho esto se hace de forma periódica, debido a que surgen nuevas investigaciones que ponen de manifiesto algún posible riesgo que no se conocía (por cierto que estas investigaciones se suelen dar a conocer a través de las revistas que mencionaba antes). Es decir, los aditivos se someten a evaluaciones periódicas.

      ¿Una lista avalada a tener en cuenta? Te recomiendo la que aparece en la legislación. ;-)

      Saludos

      Eliminar
  26. En primer lugar, enhorabuena por tu blog, lo acabo de descubrir.
    Quería decir que opino como el "anónimo" anterior, parece que si está aprobado por una agencia pública de algún país o europea ya es seguro... ¡después de tantas cosas que en su día se aprobaron y más tarde se prohibieron!
    Estoy de acuerdo en que hay que buscar información ciéntífica clara y veraz, solo hay que ver la polémica del colesterol y las enfermedades cardiovasculares y su relación con la dieta, ¿a quien crees?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas,

      antes de nada quiero agradecerte tu interés y tu comentario, y pedirte disculpas por la demora en mi respuesta.

      Permíteme que te remita a la respuesta del comentario anterior.

      Saludos

      Eliminar
  27. Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Anónimo del 31/8/12, el dinero corrompe a la gente. Por qué no dicen que muchos aditivos provocan cancer? Por qué hay muchos intereses de por medio. Quien se puede creer que de todos los aditivos que existen y son autorizados no provoque cáncer ninguno? El E-120 (cochinilla) que lo usan como colorante por ejemplo para la mortadela o el E-951 (Aspartamo) que encima te dicen que solo es cancerígeno a grandes dosis! Y si una persona tiene antecedentes por cáncer o si es propensa a padecerlo? Por qué deberíamos fiarnos? Solo hay que fijarse en la cantidad de casos de cáncer que están apareciendo en los últimos años. Y todo es debido al cambio que hemos sufrido en la alimentación y esto no solo lo digo yo, lo dice Odile Fernández, médico de familia y superviviente de cáncer de ovario con metástasis en pulmón, sacro y vagina, la cual la alimentación junto con la quimioterapia la ayudó a vencer el cáncer. Está claro que somos libres de elegir lo que comemos pero la gente con dificultades económicas no se puede permitir productos ecológicos libres de sustancias tóxicas (ya que son mucho más caros) como por ejemplo el phenoxiethanol que se encuentra en algunos cosméticos y en las toallitas de bebé, en Francia ya lo han prohibido pero en España están permitiendo su uso. Esto es indignante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué aditivos provocan cáncer? ¿Puedes aportar pruebas de que eso sea cierto?
      Tanto los productos ecológicos como los convencionales deben cumplir los mismos requisitos legales en lo que a seguridad alimentaria se refiere.
      En cuanto a Odile Fernández, se trata de una persona que difunde un discurso erróneo y temerario, al afirmar que el cáncer se puede curar con la dieta
      http://magonia.com/2013/07/17/la-contra-de-la-vanguardia-promociona-la-peligrosa-idea-de-que-hay-dietas-que-curan-el-cancer/
      http://scientiablog.com/2013/10/15/los-13-asombrosas-recetas-anticancer-de-una-medico-y-el-papel-de-los-medios-de-comunicacion/

      Eliminar
    2. Si la dieta influyera en el cáncer, mi padre no habría tenido cáncer en su vida y menos hubiera fallecido por eso.

      Eliminar
    3. justo comenté y no vi tu comentario, pero si, estoy totalmente de acuerdo, y es intolerable. NO ES SALUD, ES DINERO!!!!!!!!!!! que se entere ya el mundo, que no estan matando con ese metodo desde hace años ( entre otras muchas cosas que también influyen )

      Eliminar
  28. Hola, escribo porque me encuentro ahora mismo haciendo un estudio para mi misma sobre este tema de los aditivos. Y veo que quizá puedas aclararme alguna cosa.

    En primer lugar, porque los E-241 y el E-467 , los citas como inexistentes? En mi estudio encontré que son Tetraborato de potasio ( E-241 ) y Etilhidroxetil Celulosa ( E-467 ). Si es cierto que no existen, y esos nombres son inventados, afirmo que muchas webs los tienen publicados como auténticos.

    En segundo lugar, como podemos decir que los aditivos que tiene aceptados la UE no suponen ningún peligro para la salud, por el simple hecho de que esta misma los ha enlistado como tolerable, con terribles casos como son el E-250 Nitrato de sodio, que encontramos en casi todos los embutidos de supermercado, como conservante, y que está demostrado que origina la formación de nitrosaminas, un agente cancerígeno. Y además encuentras que en España, se sabe, y se regula en los alimentos la cantidad de E-250, pero que pasa con la ignorancia de las personas de a calle, en exceso este aditivo puede ser letal, y nadie lo advierte.
    O el caso del E- 621 el famoso Glutamato Monosódico, del que se han realizado muchisimos estudios y sigue declarándose bueno, o tolerable. Ya que se alega que en los estudios, se usan dosis muy altas, de golpe y sin añadir alimento que acompañe el glutamato, y ese exceso es el que origina la posible intoxicación. Pero si tampoco se sabe con exactitud como metaboliza nuestro cuerpo ese aminoácido sintético, por lo tanto en el exceso está el peligro. Y seamos realistas, cuantos productos llevan hoy en día GMS? Que posibilidad hay de tener la mitad de productos de nuestra cocina con glutamato , si no nos fijamos bien? Es muy alta, y volvemos al tema del desconocimiento, la gente no lo sabe, y estan comiendo, comiendo y comiendo productos que llevan este potenciador del sabor " tan rico " que puede causar tanto daño al cabo de unos años. Ya que, como siempre lo prueban en ratas, y esta vez apareció que en ellas origina pérdida de visibilidad, alteración de los canales de calcio en la membrana celular. Y sobretodo, lo que a mi personalmente me tiene mas enrabiada, puede alterar el hipotálamo, y así el regulador del apetito, creando dependencia y adicción, y además tolerancia por lo que cada vez quieres más. Un aditivo muy rentable no creen?

    Podría seguir una lista infinita, el E-450 Difosfatos o E-451 Trifosfatos, el E-385 EDTA, los famosos carragenatos ( E-407 ) o el también conocido Aspartamo ( E-951 ), que a NADIE de los que estan arriba les interesa que se prohiba.
    Adivinan quién empezo a comercializar este edulcorante? Pues ni más ni menos que Monsanto. Curioso, la verdad, a mi me llena de preguntas, y me reafirma al hecho de que, si no los eliminan, no es por salud es por PURO INTERÉS. YO POR MI PARTE, como voy a creer en lo que dicen AESA o la FDA? Son todos parte del mismo negocio, sus estudios son mentira, y con su aparente credibilidad y con la autoridad que poseen, una vergüenza que sigan manejando los hilos de esa manera, atentando diariamente contra nuestra salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, pienso exàctamente igual...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...