miércoles, 6 de julio de 2011

Sobre las recomendaciones de AESAN: pescado azul y mercurio

En esta ocasión, de nuevo me veo obligado a posponer el tema sobre el que tenía pensado escribir debido al anuncio que hizo el pasado jueves la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) acerca de las recomendaciones de consumo de algunas especies de pescado azul (se pueden consultar aquí), que por cierto, ya había hecho públicas el pasado 14 de abril. 

Ante todo, es necesario dejar bien claro, como ya lo ha hecho la AESAN, que el comunicado emitido no se debe a una alerta alimentaria (y por tanto no hay por qué alarmarse), sino que se debe a la necesidad de comunicar a la población unas recomendaciones de consumo, que además afectan solamente principalmente a mujeres embarazadas (y lactantes) y a niños menores de 12 años.

Atún rojo (Thunnus thynnus)  (Fuente)


Recomendaciones 
Las recomendaciones de la AESAN son las siguientes:
Se recomienda a las mujeres embarazadas o que puedan llegar a estarlo, mujeres en periodo de lactancia y a niños de corta edad (entre 1 y 30 meses) consumir una amplia variedad de pescados, por sus grandes beneficios nutritivos, evitando consumir las especies más contaminadas con mercurio cuyo consumo debe limitarse en determinadas etapas.

Las recomendaciones para el consumo de Pez espada, Tiburón, Atún rojo (Thunnus thynnus: especie grande, normalmente consumida en fresco o congelada y fileteada) y Lucio son las siguientes:
  • Mujeres embarazadas o que puedan llegar a estarlo o en período de lactancia. Evitar el consumo
  • Niños < 3 años. Evitar el consumo
  • Niños 3-12 años. Limitar a 50 gr/semana o 100gr/ 2 semanas (No consumir ningún otro de los pescados de esta categoría en la misma semana).

MERCURIO Y PESCADO
La contaminación de pescado con mercurio no es ninguna noticia nueva; es algo que se conoce desde hace años. ¿A qué se debe este comunicado entonces? La novedad es que la AESAN ha emitido en su comunicado unas recomendaciones de consumo más estrictas que las anteriores. Hasta ahora se recomendaba que las mujeres embarazadas y los niños pequeños no consumieran más de una ración a la semana de ciertas especies de pescado azul. Ahora se recomienda que directamente no las consuman.

¿De dónde procede el mercurio?
El mercurio está presente en el mar, principalmente como consecuencia de la actividad industrial (aquí se puede ver un ejemplo reciente).

El mercurio comenzó a considerarse como un peligro medioambiental para la salud en los años 50 del siglo XX, a partir de una intoxicación masiva por metilmercurio que tuvo lugar en la Bahía de Minamata (Japón). La gravedad de aquel episodio (se estima que en el año 1956, cuando se descubrió el caso, murieron 46 personas), es la razón por la cual la intoxicación por mercurio recibe el nombre de enfermedad de Minamata. En 1968, el gobierno japonés anunció que la causa de la intoxicación era la ingestión de pescado y marisco contaminado por los vertidos al mar realizados por la empresa petroquímica Chisso. A día de hoy, más de 50 años después del descubrimiento del caso, el área sigue afectada.

Toxicidad 
El mercurio es un metal pesado que casi todo el mundo conoce bien debido a sus características, especialmente a su facilidad para agruparse y separarse en "gotitas". Por cierto, esa característica nos llevó a más de uno (inconscientes de nosotros) a jugar con él cuando éramos niños (cada vez que se rompía un termómetro, por ejemplo).

Mercurio (Fuente)

Su toxicidad depende de su forma química, tipo y dosis de exposición y edad del consumidor. Y es que el mercurio puede presentarse en diferentes formas químicas, tóxicas todas ellas por inhalación, contacto e ingestión: vapor de mercurio, mercurio iónico o metilmercurio. En el caso que nos ocupa, es el metilmercurio (su forma orgánica) el que nos interesa, ya que es la forma química más tóxica por ingestión (se absorbe en mucho mayor medida que el resto) y es la que está presente en mayor cantidad en los pescados.

Si se consume pescado contaminado con mercurio, éste se almacena  principalmente en el cerebro, el hígado y el riñón. También se almacena en el resto del organismo, ya que se trata de un compuesto liposoluble, lo que hace que su eliminación (a través de las heces, la orina, las uñas y el pelo) sea lenta. Esta lentitud en su eliminación provoca que se vaya acumulando en el organismo cada vez que ingerimos pescado contaminado, motivo por el cual se recomienda espaciar la ingesta de este pescado (así el organismo tendrá tiempo de eliminar el mercurio antes de acumular más).

En casos extremos, la ingestión de grandes cantidades de metilmercurio provoca una intoxicación crónica, que afecta principalmente al sistema nervioso central y que se manifiesta en forma de diferentes síntomas, como parestesia, ataxia o disartria. En el caso de mujeres embarazadas, puede afectar al desarrollo neuronal del feto, así como en niños de corta edad.

¿Qué pescado contiene más mercurio?
Algunas de las especies con más probabilidad de presentar contaminación por mercurio son: atún, emperador (pez espada), marrajo o tintorera. (Las recomendaciones de la AESAN se refieren concretamente a atún rojo, tiburón, pez espada y lucio). Esto se debe a que son especies situadas en lo alto de la cadena trófica, lo que hace que no sólo acumulen el metilmercurio del mar, sino que también acumulan el del resto de especies menores cuando las ingieren.

¿Dejo de comer pescado?
Es importante saber que el pescado (especialmente el pescado azul) es una parte muy importante de la dieta: sus proteínas son de elevada calidad (presentan aminoácidos esenciales y son fáciles de digerir), así como su grasa (presenta ácidos grasos esenciales, como omega 3) y sus vitaminas (A, D, E, B6, B12). Por ello hay que tener en cuenta la relación riesgo-beneficio. En este caso (excluyendo a los grupos de riesgo: mujeres embarazadas y niños menores de 12 años), los beneficios son mucho mayores que los riesgos, por lo que deberíamos seguir consumiendo pescado. Eso sí, consumiendo las especies mencionadas con moderación.

La polémica
La noticia que dio a conocer el pasado jueves las recomendaciones de consumo propuestas por la AESAN provocó cierto revuelo. Poco después surgió otra polémica, al darse a conocer que el Gobierno de España ocultó durante siete años un estudio de los tóxicos en el pescado. Los datos de este estudio fueron aún peores que los últimos realizados, lo que provocó que las recomendaciones de la AESAN fueran más estrictas. En cualquier caso, como decía al comienzo de este post, el problema de la contaminación por mercurio no es ninguna sorpresa.

Algunas personas piensan que los mares y los océanos pueden utilizarse como vertedero y que lo que en ellos se vierte desaparece por arte de magia. Es como barrer y esconder lo barrido bajo la alfombra. El problema sigue ahí, y es un problema que nos afecta a todos y que no se puede solucionar de un día para otro. Es necesario tomar medidas al respecto, y hacerlo ya.

Actualización: El 19 de enero de 2013, 140 países acordaron vetar el uso de mercurio por su impacto sobre la salud. La medida se hará efectiva, previsiblemente, a partir del año 2020.

Fuentes
- Soria, M.A. y Repetto, M. (1995). Estado actual de la toxicologia del mercurio. En: Toxicología Avanzada. Ediciones Díaz de Santos S.A. Madrid.
- Alexander, J.; Autrup, H.; Bard, D.; Bergsten, C.; Carere, A.; Guido Costa, L. et al. (2004) Opinion of the Scientific Panel on Contaminants in the Food Chain on a request from the Commission related to mercury and methylmercury in food. The EFSA Journal, 34, 1-14.

6 comentarios:

  1. Uf no tenía idea de todo esto, me han enviado desde meneame para informarme. Bueno bueno el blog!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La contaminación por mercurio es un problema desde hace ya bastantes años, pero no se suele hablar mucho de ello.
      Me alegro mucho de que te guste el blog.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. con respecto al caso del cheetos, mira el papel aguanta todo y no creo en muchas normas que estan subordinadas a los intereses de las grandes empresas que producen ese tipo de producto para el comercio, ya que ellos lo ven como eso una mercancía, no un alimento...

    ResponderEliminar
  3. Uffff....Ignoran el veneno que comemos,yo nunca he comido pescado,ni he estado espuesto a respirar Mercurio,y a Raiz de una Dieta,incluí Atún en lata al Natural durante 1 año,tomaba todos los días de 1 lata a 2,gracias a un Programa de Televicion,me enteré que el pescado en general esta contaminado,me hice la análisis de Sangre y,,,me sorprendió el resultado.Tripliqué la cantidad máxima en sangre...El amaximo es de 10mg por litro de sangre y yo tenia 30 mg por litro,ahora estoy esperando si me resetan un tratamiento para Quitarmelo del cuerpo...Ya me está pasando Factura,me salen Hongos,candidiasis con mucha Frecuencia y casi no las elimina el cuerpo......ya les comentaré mas cuando me reseten algo...Yo siendo ustedes,quitaria el Pescado para Siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de empezar a tomar la alga CHLORELLA,es la mejor para eliminar el Mercurio de la sangre,y tomando de 2 a 2 litros y medio de agua diaria,veamos dentro de unos Mese si me ha bajado el Nivel de Mercurio en sangre....hoy es 15 de Julios de 2015....Hasta Pronto ya les comentaré algo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...